Humor y Redes Sociales


Decía en una primera entrada, que el humor es contextual. Que no se pueden establecer unos límites fijos al humor, sino que tales límites dependen del contexto. Que un chiste podía ser perfectamente adecuado en un bar con los amigos y que el mismo chiste podía ser totalmente inadecuado en un funeral.

Decía también que el humor podía ser depurativo individual y socialmente, o podía ser un arma de ataque y humillación. Estar a un lado u a otro del límite marcado por el contexto de un chiste hace que este sea positivo para todos, o que sea destructivo.

Dado que generalmente, en un acto comunicativo como es un chiste, suele haber dos tipos de agente –emisores y receptores– se pueden dar las siguientes situaciones ante un chiste:

(i) Que el emisor no tenga intención de ofender, y que el receptor no se sienta ofendido.
(ii) Que el emisor no tenga intención de ofender, pero que el receptor se sienta ofendido.
(iii) Que el emisor tenga intención de ofender y que el receptor se sienta ofendido.
(iv)) Que el emisor no tenga intención de ofender, pero que el receptor se sienta ofendido..

El no tener la intención de ofender, el saber en qué contexto es adecuado el acto de humor y también el saber asimilarlo también cuando la crítica se lanza constructivamente por la otra persona es lo que consigue hacer del acto de humor un acto de crítica positiva y depurativa, Así, saber utilizar el humor como una herramienta constructiva depende tanto del emisor como del receptor

Humor constructivo: no tener mala intención (emisor) + saber asimilar (receptor) + controlar el contexto.

¿Qué es lo que ocurre en las redes sociales?

Si tradicionalmente el acto de humor ha tenido uno (o unos pocos) emisores y uno (o unos pocos) receptores, acotando el contexto (esto es, conociendo las características de los interlocutores y hasta qué punto son capaces de asimilar chistes según su personalidad y según su estado emocional), en las redes sociales este acotamiento se rompe. El chiste lo pueden recibir miles -hasta millones- de personas, cada una con sus límites (además variables según factores personales, como la situación anímica en el momento), personas que además no conocen al emisor, su forma de ser ni la intención con la que realizó el acto de humor.

Así, el emisor puede hacer el chiste con o sin intención de ofender, pero incluso cuando no tenga intención de ofender, en las redes sociales lo más probable es que haya receptores que se sientan ofendidos.

Addenda: En mi affaire con la escena de los Simpsons y la virgen del Pilar, una de las cosas que más me intriga es cómo hubo no pocas personas que inicialmente vieron una crítica constructiva y sin mala intención en todo aquello, y que tras las noticias de Heraldo de Aragón, Infovaticana y La Gaceta de Intereconomía (medios a los que además estas personas eran bastante contrarias) acabaron viendo mala intención por mi parte y un ataque inexistente. Pero a este hecho en concreto ya le dedicaré otros posts.

Referendocracia (I)

indiz

Resumen (aragonés): En o sieglo XXI, grazias a o desembolique d’as nuebas teunolochías, se ye reformulando a ideya de democrazia, superando o significau eredau que la enreliga con representatibidat, y aspirando a un nuebo sistema que responda más a la etimolochía y esprito inizial d’a parola. As personas aspiramos a dixar de botar representans ta botar cada dezisión puntual que nos atañe.

Resumen (español): En el siglo XXI, gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías, se está reformulando la idea de democracia, superando el significado heradado que la relaciona con representatividad, y aspirando a un nuevo sistema que responda más a la etimología y espíritu inicial de la palabra. Las personas aspiramos a dejar de votar representantes para votar cada decisión puntual que nos atañe.

Abstract: In the XXI century, thanks to the development of new technologies, we are rethinking democracy, overcoming the inherited meaning of representativeness, and aiming for a new system more responsive to the etymology and original spirit of this word. People aim for stop voting representatives to vote every decision that concern us.

————————————————————————————————————————-

Versión en aragonés

Cuan se piensa en a democrazia se gosa de tener en men o sistema de representatibidat en o cualo as personas son representadas (por un regular s’eslichen representans por sufrachio de cabo ta cuan) por atras personas en as corz y organos de gubierno.

Iste sistema se fazió popular mientras os sieglos XVIII y XIX como fruito d’a Ilustrazión. Con el se quereba y quiere pillar un gubierno democratico (gubierno ta toz dende toz) parando cuenta d’os menesters de cooperazión y coordinazión d’a entidat politica estatal, tamién naxién en ista puenda. O Estau suposa un territorio prou gran y una poblazión altera. Asinas, ta poder chestionar, enzetar coordinazión y cooperazión dentro d’un estau, sin dixar a un costau l’aspirazión a la democrazia, a formula que se trobó estió a de trigar representas a trabiés d’o boto.

Ista forma politica s’adauta a las nuebas ideyas, formas sozials y desembolique teunolochico d’una nueba puenda: ideyas ilustradas, ibenzión d’a maquina de bapor, potenziazión d’a propiedat pribada y creyazión de clases meyas asinas como esplotazión de antigas clases agrarias en os rexién naxius zentros industrials aparixendo o proletariau. Con tot y con ixo, dende o prenzipio se beyó que iste sistema yera una buena aprosimazión a la democrazia, pero no plegaba a pillarla: »Os diputaus d’o pueblo, pos, no son ni pueden estar os suyos representans, no son que os suyos comisarios y no pueden resolber cosa de traza definitiba. Toda lei que o pueblo en persona no ratifica, ye nula (…) bi ha un fosau entre o pueblo libre fendo as suyas propias leis y un pueblo trigando os suyos representans ta que istos faigan as suyas leis (Rousseau, [1762] 1993). Manimenos, un sistema de democrazia direuta asambleyaria presenta grans problemas lochisticos, y no ye estau que biable en chicotas entidaz politicas (polis griegas, lugars mayas, tribus d’o Pazifico)

Con o sieglo XXI y a plegada d’as nuebas teunolochías que permiten que tot ser umano emita y reculla informazión a l’inte, o contesto que enzetaba o sistema representatibo cambea, aparixendo nuebas ideyas y nuebas trazas d’entender a soziedat y a politica. Asinas por exemplo, debán d’a dicotomía d’antismás entre propiedat pribada y propiedat publica, cada begada ye más importán un nuebo sistema de propiedat: a propiedat coleutiba (ex. OpenSource). Iste cambeo tiene as suyas conscuenzias en as trazas politicas y en as aspirazions a la democrazia: as personas debaten en grans foros de discusión (ex. retes sozials) tocán a soziedat y politica, y antimás s’animan a botar proposas a trabiés de plataformas feitas a esprés.

Grazias a las nuebas teunolochías, si antis a democrazia no yera que trigar representans de cabo ta cuan, representans que gosaban d’adibir un conchunto d’ideyas y proposas, belunas con as que se yera d’alcuerdo y atras con as que no,  agora as personas quieren debatir ellas mesmas y botar as dezisions direutamén, sin o intermediario d’o representán y blincando dillá d’os problemas lochisticos d’a democrazia asambleyaria. As nuebas teunolochías permiten que en o sieglo XXI se faiga o trango enta una democrazia más pura, una democrazia más barata (en sacar cargos publicos) y que supere os dos grans problemas d’o sistema de representatibidat: a »traizión» d’os representans cuan s’alexan d’os representaus y a esfensa d’un cluster (programa) de proposas, con beluna d’as cuales no s’ha d’estar d’alcuerdo.

Se quiere enantar enta un sistema de democrazia partizipatiba aprobeitando as posibilidaz que ufren as nuebas teunolochías, achiquir u sacar cherarquías, y dixar a un costau as figuras de liderazgo (encara que istas zagueras son de fázil aparixer en momentos de crisis que fan fazils os populismos). O trango que ben de seguir as istituzions publicas ye o de faborixer iste prozeso, pillando sistemas de democrazia partizipatiba parellanos a os que ya tienen atros estaus como Suiza, adautando as siedes eleutronicas t’o debate y boto direuto y con balura, y fendo un marco adecuau t’as Iniziatibas Lechislatibas Populars (ILP).

No ye casualidat que entre 1975 y 2009 en o estau español, no s’aigan feito que tres referendos (ratificazión d’a Costituzión Española, ingreso en a OTAN y ratificazión d’a Costituzión Europeya), toz els enzetaus por o gubierno de representans conoixendo de debán man o suyo resultau, y que mientras as zagueras 5 añadas, coinzidindo con a popularizazión d’os retes sozials y de plataformas de boto interautibo, o numero d’ILPs y referendos proposaus siga muito más gran.

Os que no son conbenzius con ista nueba democrazia 2.0 gosan d’argumentar tres problemas: a inbiabilidat u utopía que suposa ista democrazia más partizipatiba alazetada en as nuebas teunolochías, os problemas d’azesibilidat t’as personas no feitas a las nuebas teunolochías y o boto d’indibiduals tocán a custions que no les pertocan (ambito d’aplicablidat de leis). En o benién post repuliaré a istas creticas.

Versión en castellano

Cuando se piensa en democracia se suele tener en mente el sistema de representatividad en la cual las personas se ven representadas (generalmente se eligen representantes por sufragio cada ciertos años) por otras personas en los parlamentos y órganos de gobierno.

Este sistema se popularizó durante los siglos XVIII y XIX como fruto de la Ilustración. Con él se quería y quiere alcanzar un gobierno democrático (gobierno para todos desde todos) teniendo en cuenta las necesidades de cooperación y coordinación de la entidad política estatal, también naciente en esta época. El Estado supone un área territorial bastante extensa y una población elevada. Así, para poder gestionar, promover coordinación y cooperación dentro de un Estado, sin dejar a un lado la aspiración a la democracia, la fórmula que se encontró fue la de la elección de representantes mediante el voto.

Esta forma política se adaptaba a las nuevas ideas, formas sociales y al desarrollo tecnológico de una nueva época: ideas ilustradas, invención de la máquina de vapor, potenciación de la propiedad privada y creación de clases medias así como explotación de antiguas clases agrarias en los recién nacidos centros industriales apareciendo el proletariado. Sin embargo, desde el principio se vio que este sistema era una buena aproximación a la democracia, pero no llegaba a alcanzarla: »Los diputados del pueblo, pues, no son ni pueden ser sus representantes, son únicamente sus comisarios y no pueden resolver nada definitivamente. Toda ley que el pueblo en persona no ratifica, es nula (…) hay un abismo entre el pueblo libre haciendo sus propias leyes y un pueblo eligiendo sus representantes para que éstos les hagan sus leyes» (Rousseau, [1762] 1993). No obstante, un sistema de democracia directa asamblearia presenta grandes problemas logísticos, y solo ha resultado viable en pequeñas entidades políticas (polis griegas, ciudades mayas, tribus del Pacífico).

Con el siglo XXI y la llegada de nuevas tecnologías que permiten que todo ser humano emita y reciba información de manera instantánea, el contexto que propiciaba el sistema representativo cambia, apareciendo nuevas ideas y nuevas formas de enteder la sociedad y la política. Así por ejemplo, frente a la dicotomía previa entre propiedad privada y propiedad pública, cada vez cobra más importancia un nuevo sistema de propiedad: la propiedad colectiva (ej. OpenSource). Este cambio tiene sus consecuencias en las formas políticas y en las aspiraciones a la democracia: las personas debaten en amplios foros de discusión (ej. redes sociales) sobre sociedad y política, y además se lanzan a votar propuetas a través de plataformas especialmente creadas para ello.

Gracias a las nuevas tecnologías, si antes la democracia se limitaba a la elección de un representante cada cierto tiempo, representante que solía incoporar un conjunto de ideas y propuestas, algunas con las que se estaba de acuerdo y otras con las que no, ahora las personas quiere debatir ellas mismas y votar las decisiones directamente, sin el intermediario del representante y superando los problemas logísticos de la democracia asamblearia. Las nuevas tecnologías permiten que en el siglo XXI se de el paso hacia una democracia más pura, una democracia más barata (supresión de cargos públicos) y que supere los dos grandes problemas del sistema de representatividad: la »traición» de los representantes cuando se alejan de los representados y la defensa de un cluster (programa) de propuestas, con alguna de las cuales no se tiene por qué estar de acuerdo.

Se quiere avanzar a un sistema de democracia participativa aprovechando las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, disminuir o eliminar jerarquías, y dejar a un lado las figuras de liderazgo (si bien estas últimas aparecen en momentos de crisis que propician el auge de populismos). El paso que deben seguir por las instituciones públicas es el de favorecer este proceso, adoptando sistemas de democracia participativa similares al que ya poseen otros estados como Suiza, adaptando las sedes electrónicas para el debate y voto directo y con valor, y creando un marco adecuado para las Iniciativas Legislativas Populares (ILP).

No es casualidad que entre 1975 y 2009 en el estado español, solo se hayan llevado a cabo tres referendos (ratificación de la Constitución Española, ingreso en la OTAN y ratificación de la Constitución Europea), todos ellos promovidos por el gobierno de representantes a sabiendas de un resultado claro, y que durante los últimos 5 años, coincidiendo con la popularización de las redes sociales y de plataformas de voto interactivo, el número de ILPs y referendos propuestos sea mucho mayor.

Los que no están convencidos con esta nueva democracia 2.0 suelen argumentar tres problemas: la inviabilidad o utopía que supone esta democracia más participativa basada en las nuevas tecnologías, los problemas de accesibilidad para las personas no familiarizadas con las nuevas tecnologías y el voto de individuales sobre cuestiones que no les atañen (ámbito de aplicabilidad de las leyes). En el próximo post responderé a estas críticas.

————————————————————————————————————————-

Bibliografía y referencias

Burov, Vasiliy, Evgeny Patarakin, and Boris Yarmakhov. «Lawmaking in democracy 2.0 paradigm: the shift for the new forms of lawmaking.» Proceedings of the 5th International Conference on Theory and Practice of Electronic Governance. ACM, 2011.
Macnamara, J. (2012). Democracy 2.0: Can social media engage youth and disengaged citizens in the public sphere?. Australian Journal of Communication, 39(3), 65.
Rousseau, J.J. ([1762] 1993). Contrato Social. Madrid: Espasa-Calpe.