¿Por qué esta fijación con el humor?

Porque el humor es, junto con la violencia, lo verdaderamente antisistema. Un comunista estará en contra del sistema capitalista, será un antisistema en ese sentido. Pero su propósito es el de la implantación de otro sistema. No es un verdadero antisistema (ni creo que quiera serlo).

Y de la misma manera que el comunista puede hacer chistes para desprestigiar el capitalismo, otros también podrán hacer chistes y utilizar el humor para poner en tela de juicio el comunismo.

Lo mismo ocurre con cualquier postura o ideología. Nada escapa del humor: animalismos, fascismos, femininismos, ecologismos (y casi cualquier otra cosa que termine en -ismo) pueden ser víctimas del humor.

Y, como ya he dicho previamente, este humor, en función de las intenciones y de los contextos, puede ser un instrumento de ataque y humillación, o una herramienta de depuración social e individual.

¿Cómo saber si el humor se utiliza en uno u otro sentido?
Una pista: si el individuo es capaz de reírse de otros pero no de sí mismo, no asume que el humor también puede poner en tela de juicio sus principios y bases, entonces su uso del humor suele ser destructivo y busca el ataque. Hay quien hizo chistes sobre Rita Barberá cuando murió pero no admitió los de que se hicieron sobre Fidel Castro el día siguiente. Hay antitaurinos que se ríen de toreros tuertos pero no aceptan comentarios sobre su higiene (y viceversa). Me río, ridiculizo, ataco y humillo lo que no me gusta, pero ojo no te metas con lo que me gusta y defiendo: este es el uso destructivo del humor.

Los hay por contra que son capaces de reirse de sí mismos, porque saben que nada escapa nunca del humor, lo aceptan y lo valoran (al menos en su versión constructiva). Son los verdaderos maestros del humor.

Pero en cualquier caso, la propiedad del humor, aquella por la que es tan importante, es la de ser intrínsecamente antinormativo. Y hasta la fecha, solo sé de la violencia y del humor como únicas formas puras de lo antisistema.