Comentarios sobre ‘Against The New Evidentialists’

Susanna Rinard

Susanna Rinard

Abstract: Yesterday, my colleague Javier González de Prado told me about a new paper of Susanna Rinard, Against The New Evidentialists. Here I show a brief comment about it.

Resumen (español): Ayer, mi colega Javier González de Prado me habló de un nuevo artículo de Susanna Rinard, Against The New Evidentialists. Aquí pongo un breve comentario sobre él.

Resumen (aragonés): Ayere, o mío colega Javier González de Prado me charró d’un nuevo articlo de Susanna Rinard, Against The New Evidentialists. I fico un breu comentario sobre él.


Frente a una tendencia defensora del evidencialismo (Nuevo evidencialismo) que parece querer superar el debate evidencialismo-pragmatismo incorporando este último en sus preceptos (supeditándolo a una idea de fondo evidencialista), en este artículo Susanna Rinard hace una defensa de un pragmatismo puro, que ella define como «Pragmatismo Robusto».

Para ella, los postulados fundamentales de los nuevos evidencialistas son los siguientes:

(1) C es una razón para X solo si C es capaz de jugar un rol particular en la regulación de uno haciendo X.

(2a) Solo las consideraciones evidenciales son capaces de jugar este rol en el caso de la creencia.

(2b, si se prefiere) Las consideraciones no evidenciales no son capaces de jugar este rol en el caso de la creencia.

Esto es:

Solo E -siendo E una evidencia para creer B- es capaz de jugar un rol particular en la regulación de uno creyendo B.

La crítica fundamental a estos postulados que hace Rinard es que no consideran las razones que van más allá de las evidencias, de lo doxástico. En su argumentación, comienza presentando algunos ejemplos que, en la línea de los wishful thinking que menciono en otros posts, pueden explicarse mejor desde un enfoque pragmático que desde un enfoque evidencialista y/o doxástico.

Los nuevos evidencialistas (citando a Shah y Kelly) se defienden indicando que solo las consideraciones evidenciales permiten a un creer directamente, y por lo tanto, solo las consideraciones evienciales constituyen razones genuinas para creer. Resulta muy interesante que se salve la cuestión del análisis de la creencia desde el enfoque pragmático indicando que la creencia directa precisa de evidencia, salvando así otras creencias «no directas». La cuestión que surge aquí es, ¿puede haber creencias «no directas»? Lo que llevaría en cierto modo a preguntarse, ¿puede haber creencias «no transparentes»? Los evidencialistas dirían que entonces no hablaríamos de creencias, sino de otros estados y actitudes, como la «aceptación». Los pragmáticos dirían entonces que no solo actuamos en base a creencias (también aceptaciones, asunciónes, y por supuesto, emociones).

En palabras de Rinard en su crítica a los evidencialistas, «[l]a conexión causal entre la consideración pragmática para X, y el agente haciendo X, es compleja e indirecta. Pero esto no deja a un lado la constitución de una razón genuina X» (213). De manera más explícita, «[U]na razón genuina no necesita mover a agente directamente a hacer X, y no necesita que sea tal que su pérdida genere inmediatamente que el agente cese de hacer X. Una razón genuina puede regular al agente haciendo X de una manera indirecta» (214). Sin embargo, sigue la duda de si se puede aplicar esto a la creencia, en tanto en cuando esta no se presupone compleja e indirecta, sino transparente y directa.

Los evidencialistas, según Rinard, seguirían defendiendo la acción directa desde la evidencia. Pero ante los problemas y contraejemplos que esta plantea, lo reformularían de la siguiente manera: no es que la evidencia motive la actuación directa del agente, sino la intención directa a actuar de tal manera (así, la actuación final puede depender de otros factores más allá de la evidencia). Aparece así el intermediario «intención» para salvaguardar el vínculo de actuación directa entre evidencia y acción. Sin embargo, este intermediario causal de la «intención» rompe la propia vinculación directa evidencia-acción, y por tanto, uno de los postulados básicos del nuevo evidencialismo (según Rinard): desde el esquema evidencialista la creencia es directa, así que desde este mismo esquema no puede haber «intención de creer», por mucho que esta intención sea directa.

Finalmente, Rinard defiende su «Pragmatismo Robusto», basado en los siguientes postulados:

(1) Una consideración pragmática en favor de creer una proposición siempre cuenta como una proposición genuina para creerla.
(2) Las únicas razones genuinas para creer una proposición son consideraciones pragmáticas a favor de tal creencia.

Dicho de otro modo:

C es una razón para creer P si y solo si C es una consideración pragmática en favor de creer P

Dentro de esta visión, el hecho de que muchas creencias se basen en evidencias se explica porque las propias evidencias suelen ser consideraciones pragmáticas también. Así, las evidencias dan razones pragmáticas para creer las proposiciones. Personalmente no estoy de acuerdo con esta visión: hay creencias en las que las evidencias no son consideraciones pragmáticas, o de otro modo, hay creencias que no suponen ningún beneficio, pero que se basan en evidencias fuertes. Rinard admite parcialmente esto -«[p]erfectamente hay casos ordinarios en los que tener creencias verdaderas sobre un asunto particular no supone ningún beneficio material para mí ni para nadie» (219)-, pero justifica que «[t]ales casos son más raros de lo que uno pueda pensar» (220), algo con lo que no estoy de acuerdo. Por poner un ejemplo, si creer que no tengo un portátil delante de mí ahora mismo me daría 1.000.000 €, lo pragmático sería dejar la evidencia y la verdad a un lado, y creer que no lo tengo. Si creer que mi hijo es inocente (a pesar de que he visto su crimen con mis ojos) me haría estar más tranquilo feliz, lo pragmático sería no creer en función de la evidencia: la creencia verdadera me perjudica.

Conclusiones

El artículo pone de manifiesto que considerar que la evidencia genera directamente creencias deriva en una problemática amplia. Parece claro que solo la evidencia no genera una acción directa (fácilmente pueden entrar en juego factores emocionales que -al menos a priori- nada tienen que ver con las evidencias), pero al mismo tiempo también parece claro que la evidencia sí que genera directamente una creencia (no puedo creer a voluntad de buenas a primeras: no puedo creer que ahora mismo no estoy en una biblioteca, aunque eso me supusiera ganar millones de euros -en todo caso necesitaría un periodo de tiempo para aprender a sugestionarme). En este sentido, no estoy de acuerdo con el Pragmatismo Robusto que promueve la autora: no solo las consideraciones pragmáticas justifican las creencias.

Así, sin creer que el evidencialismo es capaz de dar explicación a toda acción, en el caso de las creencias sí que creo que las determina (aunque la evidencia que se tome sea falsa o débil, pero en cualquier caso se considera evidencia, y ello supone que la creencia apunte a la verdad). Eso no quita para en las decisiones finales entren otros estados y actitudes que encuentren mucha mejor explicación desde el pragmatismo que desde el evidencialismo, como la aceptación.


Bibliografía

Kelly, T. (2002). The rationality of belief and some other propositional attitudes. Philosophical Studies, 110(2), 163-196.

Rinard, S. (2015). Against The New Evidentialists. Philosophical Issues, 25, 208-223.

Shah, N. (2006). A new argument for evidentialism. The Philosophical Quarterly, 56(225), 481-498.