Humor y Redes Sociales


Decía en una primera entrada, que el humor es contextual. Que no se pueden establecer unos límites fijos al humor, sino que tales límites dependen del contexto. Que un chiste podía ser perfectamente adecuado en un bar con los amigos y que el mismo chiste podía ser totalmente inadecuado en un funeral.

Decía también que el humor podía ser depurativo individual y socialmente, o podía ser un arma de ataque y humillación. Estar a un lado u a otro del límite marcado por el contexto de un chiste hace que este sea positivo para todos, o que sea destructivo.

Dado que generalmente, en un acto comunicativo como es un chiste, suele haber dos tipos de agente –emisores y receptores– se pueden dar las siguientes situaciones ante un chiste:

(i) Que el emisor no tenga intención de ofender, y que el receptor no se sienta ofendido.
(ii) Que el emisor no tenga intención de ofender, pero que el receptor se sienta ofendido.
(iii) Que el emisor tenga intención de ofender y que el receptor se sienta ofendido.
(iv)) Que el emisor no tenga intención de ofender, pero que el receptor se sienta ofendido..

El no tener la intención de ofender, el saber en qué contexto es adecuado el acto de humor y también el saber asimilarlo también cuando la crítica se lanza constructivamente por la otra persona es lo que consigue hacer del acto de humor un acto de crítica positiva y depurativa, Así, saber utilizar el humor como una herramienta constructiva depende tanto del emisor como del receptor

Humor constructivo: no tener mala intención (emisor) + saber asimilar (receptor) + controlar el contexto.

¿Qué es lo que ocurre en las redes sociales?

Si tradicionalmente el acto de humor ha tenido uno (o unos pocos) emisores y uno (o unos pocos) receptores, acotando el contexto (esto es, conociendo las características de los interlocutores y hasta qué punto son capaces de asimilar chistes según su personalidad y según su estado emocional), en las redes sociales este acotamiento se rompe. El chiste lo pueden recibir miles -hasta millones- de personas, cada una con sus límites (además variables según factores personales, como la situación anímica en el momento), personas que además no conocen al emisor, su forma de ser ni la intención con la que realizó el acto de humor.

Así, el emisor puede hacer el chiste con o sin intención de ofender, pero incluso cuando no tenga intención de ofender, en las redes sociales lo más probable es que haya receptores que se sientan ofendidos.

Addenda: En mi affaire con la escena de los Simpsons y la virgen del Pilar, una de las cosas que más me intriga es cómo hubo no pocas personas que inicialmente vieron una crítica constructiva y sin mala intención en todo aquello, y que tras las noticias de Heraldo de Aragón, Infovaticana y La Gaceta de Intereconomía (medios a los que además estas personas eran bastante contrarias) acabaron viendo mala intención por mi parte y un ataque inexistente. Pero a este hecho en concreto ya le dedicaré otros posts.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.